Giulio Sabbia: «Yamaha TMAX y TMAX Tech MAX: más deportivo y dinámico»

Han pasado ya dos décadas de la aparición del scooter T-MAX, creador de la tendencia del scooter deportivo. Del T-MAX se ha vendido ya más de 275.000 unidades, ya en su sexta edición y es uno de los modelos Yamaha más exitosos del mercado europeo, nos indica Giulio Sabbia.

Las dos versiones del scooter TMAX para 2020 buscan entre los clientes de los TMAX anteriores pero también entre usuarios de maxi Scooter y scooters de dentro y fuera de Yamaha. Es ahora más potente y con mejor par, con una carrocería más agresiva, reglajes de suspensión revisados, para ofrecer un vehículo más rápido, suave y dinámico, con mayor aceleración y mayor suavidad por los engranajes del cambio automático revisados, nos afirma Giulio Sabbia.

La cilindrada es ahora de 560 cc (con 2 mm más de diámetro de los cilindros), con pistones forjados en aluminio y nuevas bielas. Pero no solo son cuestiones técnicas. La parte trasera se ha rediseñado así como los nuevos paneles de la carrocería que dan nueva forma a los reposapiés.

Mejor sistema de inyección, mayor tamaño de las válvulas de admisión con sincronización y escape revisado, reforma en la cámara de combustión… y también nuevos convertidores catalíticos para conseguir un mínimo efecto nocivo sobre el medio ambiente. Y puestos a mejorar el sistema de escape, se ha estudiado el sonido, también teniendo el cuenta el ciclo de explosiones del motor, para que este sea más agradable y en un tono más armonizado, dice Giulio Sabbia.

Gracias a la electrónica D-Mode de Yamaha permite al usuario de las nuevas TMAX elegir entre dos modos de funcionamiento del motor para adaptarlo a diferentes situaciones, ya sea en ciudad (con la entrega más suave)o en carretera (con el carácter más deportivo y mayor aceleración). 

También con la tecnología Smart Key es posible arrancar el motor y desbloquear el asiento por proximidad, por cierto con espacio para un caso integral o dos cascos jet.

El diseño de la TMAX original ya implicaba un chasis rígido, con un motor ubicado en él como si se tratara de una motocicleta. Esto conseguía que sus cualidades fueran similares a las de estas y permitiera una conducción deportiva. Ahora se ha optimizado el sistema de suspensión tanto delantero como trasero, con una horquilla invertida de 41 mm de barras y detrás un sistema similar al conocido Monocross de Yamaha.