Que entendemos por Finanzas

Finanzas son precisamente una rama de la propia economía, ya que su función principal es la búsqueda para la elección de la inversión. El método de registro contable produce información acomodada y estructurada en los llamados estados financieros. Las finanzas bien pueden estar relacionadas con las matemáticas. Las llamadas matemáticas financieras otorgan las bases de cálculo necesarias para solucionar diversas situaciones financieras como el valor del dinero en el proceso de estimación y posibilidades de ocurrencia. Los profesionales financieros se dedican al estudio de la obtención de capital para la inversión en bienes productivos y se ocupan de las decisiones de inversión de los ahorradores.

 Es una rama de la economía y la administración que estudia el intercambio de capital entre estados, individuos o empresas, con la incertidumbre y el riesgo que estas actividades conllevan. Si buscas acercarte al ámbito de las empresas del sector financiero, solo llegarás a estar en el camino correcto partiendo de una base profunda de sabiduría. Pedro José Rojas Chirinos asegura que para ser un master en banca y finanzas, deberás estar enterado del panorama actual de la economía en el país y fuera de él también, ya que de ellos pueden llegar importantes inversiones de capital; así como también dedicarle tu tiempo y esfuerzo en empresas de cualquier otro sector, la especialidad financiera tiene vínculo con otras ciencias y con diversas teorías económicas y administrativas. Las finanzas pueden ser una rama de la economía, así como también de la administración, por eso se tiene el concepto de administración financiera, finanzas públicas o economía de la empresa. Puede que también estés acertando puesto que la gran mayoría de las empresas poseen un departamento financiero, y aunque cada vez menos, todavía muchos negocios se apoyan en los créditos bancarios. Al momento de tomar estas decisiones los agentes pueden optar por diversos tipos de recursos financieros tales como: dinero, bonos, acciones o derivados, incluyendo la compra de bienes de capital como maquinarias, edificios y otras infraestructuras.

Esta relación entre tasa de interés y consumo e inversión es utilizada por los diseñadores de políticas macroeconómicas para manipular y para afectar crecimiento económico, empleo e inflación: Para disminuir la inflación inducen un aumento en las tasas de interés; cuando quieren aumentar el empleo, inducen su disminución.

Al subir la tasa de interés el consumo y la inversión disminuyen, pues individuos y empresas encuentran más difícil pagar sus deudas; al bajar la tasa de interés el consumo y la inversión aumentan por el estímulo que representa pagar menos intereses. En España la tasa de interés es conocida como el tipo de interés.